Transformá tus vestuarios




Cuando pensás en la experiencia de tus socios, puede que lo hagas en relación al equipo, el personal y el gimnasio, pero hay un área crítica de tu club que se te puede pasar por alto: los vestuarios. Pensá en tus vestuarios como piezas del equipo. Al igual que las cintas de correr y las máquinas elípticas, deben limpiarse e inspeccionarse para garantizar que funcionen correctamente y actualizarse más temprano que tarde. Monitorear el vestuario de un gimnasio puede ayudar a reducir la probabilidad de que se convierta en una zona de riesgo y a elevar el lugar a otra categoría. La frecuencia de tus inspecciones depende de la frecuencia con la que se usan los vestuarios y la cantidad de clientes en tus instalaciones todos los días. El estándar mínimo debe ser a cada hora o más frecuente para un uso de gran volumen.

Transformar tus vestuarios en un espacio acogedor y funcional requerirá una planificación significativa y una visión clara. El tipo de experiencia que deseás que tengan tus socios mientras usan los vestuarios determinará la dirección del diseño. Lo primero depende de la cantidad de espacio que tengas y de cuánto estés dispuesto a dedicar al área. Una vez que tengas los requisitos básicos controlados y el espacio planificado, es hora de agregar un toque creativo. Si necesitás inspiración adicional, llamar a un experto. Luego, habrá que evaluar complementos específicos para tu gimnasio y tus membresías por ejemplo, incluir un área de estar o servicios adicionales como sauna y spa en los vestuarios. Si el espacio y los fondos lo permiten, son beneficios que elevarán la categoría de tu vestuario y te ayudarán a diferenciarte.
Lo que sea que elijas, verificá que sea la mejor decisión para tu modelo de negocio.  

Nos interesa dejarte algunas de las estrategias de servicios para tus vestuarios:

1. Asegurá espacio y buena iluminación para que la gente pueda ver lo que hace y no haya rincones oscuros por ninguna parte.

2. Buen flujo de aire para que pueda circular la humedad o cualquier cosa que no desees en tus duchas o vestuarios.

3. Verificá que las áreas húmedas y las áreas secas se encuentren bien separadas y con buen drenaje. Si es posible, buenas tuberías en las áreas de la ducha para que puedas mantener el agua en ciertas áreas y lejos de otras.

4. Comodidades como timbres o llamadores para solicitar al vestuarista ayudan a causar una buena impresión en tus socios.

5. Beneficios como toallas, lociones, rizadores, planchitas y algodón hacen que sea fácil prepararse y ducharse después de un entrenamiento.

6. Chequeá nuevas opciones de bloqueo y estética para tus lockers

7. Los casilleros deben revisarse para asegurar que estén firmemente sujetos a la pared y libres de defectos. Eliminar todos los casilleros rotos lo antes posible. Publicá cartelería animando a los socios a asegurar sus casilleros antes de entrenar.

8. Si el espacio lo permite desarrollá una área acogedora y funcional.

9. Pasá tiempo observando qué funciona y qué no. Pensá en servicios que no costarán mucho y elevarán el nivel del lugar.

10. Contratar un profesional ayudará mucho con el proceso.

11. La clave para desarrollar una gran experiencia para tu gimnasio es tan simple como ponerse en el lugar de sus socios y descubrir los detalles que simplificarían su vida.

Unite a la Cámara de Gimnasios de la Argentina!

Siendo socio de la cámara accedés a:

  • Asesoramiento económico, legal y comercial.
  • Oportunidades de crecimiento mediante cursos, capacitaciones y seminarios.
  • Participación en Comisiones Internas y Grupos de Trabajo.
  • Consulta y participación entre gimnasios asociados.

Enterate de las últimas novedades